¡Peligro: líder inmaduro!

Pervierte el camino de sus seguidores

Y dijo Moisés a Aarón: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado?
Éxodo 32:21 BTX4

La inmadurez no tiene edad, se puede ser un anciano biológicamente pero espiritualmente inmaduro. Tampoco tiene que ver con el llamado de Dios al servicio; pues Él llama por Su gracia, pero el servidor debe hacerse responsable de madurar espiritual y emocionalmente así como de desempeñarse correctamente. Cuando expreso ¡Peligro: líder inmaduro! no es un chiste, es sumamente triste y delicado porque este tipo de líderes pervierte el camino de la grey de Dios.

Aarón, un líder inmaduro y carnal, en un momento de presión del pueblo (también inmaduro y carnal), construyó un becerro de oro para que fuera adorado por los israelitas. Lo peligroso de un líder inmaduro, hizo que las tribus de Israel desobedecieran a Dios. Al menos tres mil hombre murieron (v.28) y la promesa del castigo de Dios (v.34).




El inmaduro cree que ya está listo para liderar, a veces piensa que tienen una especie de súper-poderes místicos. Más comúnmente se auto impone títulos como ungido(a), evangelista, profeta, apóstol(a), para tapar su desconocimiento bíblico. Trata de engañar a quienes conocen menos las Escrituras, porque así los puede manipular fácilmente. Un líder inmaduro se cree infalible. Todo lo hace emocionalmente y fuera del contexto bíblico. Incluso osa abrir «iglesias», seleccionando a otros cristianos igualmente inmaduros para darles cargos de «pastores y líderes». Demerita Las Escrituras porque hace lo que mejor le parece aunque vaya contra La Biblia. Al principio todo parece bien, pero pronto sus pies de barro comienzan a deshacerse a la vista de todos, dejando heridos a su camino. Muchos de los seguidores terminan siendo utilizados con pretensiones económicas o sexuales, generando divisiones en las familias, divorcios, hijos que caen en alcohol, drogas y promiscuidad. Todo esto porque un líder inmaduro, que jamás ha sido discipulado bíblicamente, es incapaz de aplicar verdades bíblicas.

Si Dios te ha llamado al servicio, también Él te dirá cuándo te ordenará en una función. Evita ser un «Aarón» que sirvió de instrumento de satanás para perdición y muerte de quienes se supone debió guiar a obedecer y honrar a YHVH. Lo primero que debes hacer es acudir a un proceso de discipulado, vivir en santidad y una vida devocional diaria, madurar en tu carácter, profundizar en las Escrituras. Incluso sería adecuado que estudiaras en un instituto bíblico reconocido o seminario teológico. Evita que Dios diga de ti: ¡Peligro: líder inmaduro!




Compártelo
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia en nuestro sitio web.