Recientemente, una vez más, vimos como algunos «cristianos» con muy poco fundamento bíblico enloquecieron para obtener muchos «likes» en las redes sociales, publicando como «primicia mundial» una supuesta profecía del Pr. David Wilkerson en 1986.

He realizado una investigación de testimonios y fuentes, desde que «la locura evangélica», una vez más, explotó en las redes con este nuevo mensaje que, según algunos de estos súper-espirituales, es exacto a lo que está ocurriendo.

¿Qué hay de cierto? ¿El mensaje existió verdaderamente y exactamente como está circulando? Y si es así, ¿dice algo diferente a Las Escrituras o las complementa (porque se necesita)? Pero lo más importante es ¿por qué Dios dejaría Su Santa Palabra si dos mil años después «necesitaría completar» el mensaje? Si es una profecía «real», ¿no debería estar incluida en el canon bíblico como Palabra santa de Dios?




Vale decir que nada tengo contra el Pr. Wilkerson ni la forma que sirvió al Señor. Como carismático que era, negó en varias oportunidades su afiliación a la Asambleas de Dios. Así que sus prácticas eran casi exclusivas. Tenía una relación cercana con el neo-profético movimiento de Mario Murillo y Kathryn Kulhman (recordemos que Benny Hinn en su libro dice que se comunica con ella en el mundo de los muertos -nigromancia-). ¿No sabías esto?

Lamentablemente en esta era de las redes sociales y la necia competencia por «likes» ha trastornado a muchos «cristianos» que en lugar de leer y estudiar las Escrituras, quieren ser famosos a costillas de «lo que sea». ¡Terrible y carnal práctica!

Puedo adelantar que no existen evidencias directas de las supuestas palabras del Pr. Wilkerson. Hay un testigo que dice haber oído las palabras que están publicadas, pero ¿están confirmadas por Wilkerson? Y si estuvieran confirmadas, ¿realmente se está cumpliendo al pie de la letra su «profecía» o la gente está tratando que así sea?

Lo que me mueve profundamente a hacer esta evaluación metódica y consistente de evidencias, es que muchos pequeños en la fe y no creyentes ven estas «noticias evangélicas» y se preguntan si todos creemos lo mismo respecto a esto. Estaré haciendo pública el resultado de mi investigación. Pero no hace falta esperar mucho para saber que, estas «supuestas» palabras de Wilkerson, no añaden nada a Las Escrituras y que tampoco describen la situación actual a cabalidad:

“I see a plague coming on the world, and the bars and churches and government will shut down. The plague will hit New York City and shake it like it has never been shaken. The plague is going to force prayerless Believers into radical prayer and into their Bibles, and repentance will be the cry from the man of God in the pulpit. And out of it will come a third Great Awakening that will sweep America and the world.» (Fuente: Jeusalem prayer team 30/10/2020.)

Traducción: “Veo una plaga en el mundo, y los negocios, las iglesias y el gobierno cerrarán. La plaga golpeará la ciudad de Nueva York y la sacudirá como si nunca hubiera sido sacudida. La plaga obligará a los creyentes que no oran a orar radicalmente con sus Biblias, y el arrepentimiento será el ruego del hombre de Dios en el púlpito. Y de ahí saldrá un tercer Gran Despertar que barrerá a Estados Unidos y al mundo.»




El lado oscuro de una profecía

Un análisis rápido, pero no improvisado:

  • – No hay una explicación detallada de lo que significa «plaga» (por ejemplo para muchos pudiera ser el comunismo, un virus, las drogas, la radiación).
  • -¿Realmente TODO el mundo se detuvo? ¿Los siete mil trescientos millones de habitantes? ¿Cuál es el porcentaje que debemos considerar para que una profecía sea cierta: 10%, 25% o 100%?
  • – ¿El 11/9 no fue una sacudida abrupta indescriptible para New York?
  • – ¿Es que las iglesias bíblicas «nunca» han predicado arrepentimiento desde los púlpitos? (es posible que esto sea así en los grupos nueva era y neo-pentecostales que solo trafican con la prosperidad, pero no a todas la iglesias).
  • – El avivamiento no es automático, es producto de la acción decidida y comprometida de cada creyente.

Hago una última pregunta por ahora:

¿En qué beneficia esta «profecía» al evangelio y al mundo?¿Es solo para que salgan alguno emocionales gritando: «¡yo conocí a Wilkerson!» o «¡yo leí la profecía!»? ¿Acaso esta «profecía» confirma La Santa Palabra de Dios?

Dejo una reflexión básica, sobre todo para los más entendidos: tu fe, tu búsqueda de santidad u obedecer proclamar el evangelio no debe depender de una «profecía moderna».

El Señor Jesús dijo: «Estén atentos, porque ustedes no saben el día ni la hora en que el Hijo del Hombre vendrá.» (Mateo 25:13). ¿Necesitas más «indicaciones» que estas?

Bendiciones plenas,
Engelbert Gonzalez P




Compártelo
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia en nuestro sitio web.