He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí. No desecho la gracia de Dios. Si la justicia se obtuviera mediante la ley, Cristo habría muerto en vano.»  Gálatas 2:20-21 NVI

La Gracia de Dios es uno de los conceptos más profundos (y hasta algo difícil) de comprender; pero no imposible. Dios derramó Su amor a través de Su Hijo y este dio toda Su sangre para perdonar nuestros pecados, tus pecados, mis pecados. La ley sirve para que reconozcamos nuestras faltas y aceptemos que tenemos una deuda con Dios, tan grande, que jamás podríamos pagar. Pero Jesús arregló esta situación. Tan simple que cuando aceptas su sacrificio en la cruz del Calvario, eres em>justificado delante del Padre. Esto quiere decir que ya no tienes deudas con Dios. Es por ello que Cristo NO murió en vano. Si has puesto toda tu confianza en él, tienes seguridad que ya no hay nada que te aparte de Dios. Siendo así, lo que te espera es una eternidad con el Padre.




Nada de lo que puedas hacer, jamás te justificará delante de Dios, pues ÉL ya lo hizo todo. Las religiones, que son producto del hombre, te piden sacrificios; pero con esto solo se pretende obviar la perfección del sacrificio que Jesús realizó. Su resurrección hoy te dice: he perdonado tus pecados y te regalo la vida eterna.

SEÑOR hay cosas de tu amor que no puedo comprender, pero me encantaría conocerte más profundamente para saber lo que piensas y lo que deseas de mí. Hoy es un buen día para pedirte que transformes mi vida y mi pensamiento, que seas tú el médico de mis dolores, el amigo que restaura, al Padre que protege, el Dios que prospera todos mis caminos. Gracias por tu perdón y salvación.

*Devocional escrito por Engelbert Gonzalez. Tomado del 20/09/2005. Reedición abril 2013.




Compártelo
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share

Utilizamos cookies para garantizar que le brindamos la mejor experiencia en nuestro sitio web.